Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento

Historia del Templo Expiatorio

Para muchos locales y visitantes, el templo expiatorio, es el más bonito de toda Guadalajara y la zona metropolitana. Es de estilo neogótico y considerado la máxima obra en su estilo en México. Su construcción comenzó el 15 de agosto de 1897 y terminó 75 años después en 1972.

La idea de construir un templo dedicado al Santísimo Sacramento Jesucristo en la ciudad de Guadalajara, surgió a finales del siglo XIX. Cuando un grupo de feligreses formaron una comisión encargada de realizar dicho templo. Así el entonces arzobispo de la ciudad, Pedro Loza y Pardavé, junto con la comisión, organizaron un concurso entre algunos arquitectos e ingenieros para seleccionar el proyecto de dicho templo.

Fachada del Expiatorio

La Construcción del Expiatorio

El proyecto seleccionado fue el del Arq. Adamo Boari, un famoso arquitecto italiano. Boari había sido traído a México por el mismísimo presidente Porfirio Díaz, quien era un gran admirador de los estilos europeos, particularmente del francés. Después del expiatorio, Baoari después trabajaría en otros proyectos importantes como el del Palacio de Bellas Artes y el Palacio del Correo Mayor en la Ciudad de México.

Nuevas investigaciones que son presentadas por el Museo de la Ciudad de Guadalajara en la segunda conferencia que se denomina “Tres secretos de Guadalajara” nos revela que el el arquitecto real es Salvador Collado, el arquitecto mexicano que también diseñó el puente de Arcediano.

La construcción se inició con una ceremonia ofrecida por el arzobispo Pedro Loza y Pardavé en compañía del canónigo Pedro Romero el 15 de agosto de 1897. Sin embargo en 1911, los trabajos se suspendieron durante la gerra de Revolución, a causa de la perseución religiosa, la falta de garantías y la grave crisis económica que atravesaba el país debido al conflicto armado.

En febrero de 1924, murió Pedro Romero y la obra fue encomendada al padre José Garibi Rivera y quien fue asistido por el Ing. Luis Ugarte. La construcción continuó sin más contratiempos por tres años. El 6 de enero de 1927 le tocó al Arq. Ignacio Díaz Morales continuar la edificación hasta su conclusión en 1972.

El neogótico del Expiatorio

El templo está hecho en cantera de piedra tallada a mano tal y como se hacía en la Edad Media. Su impresionante fachada está dividida en tres secciones, en la sección central resalta un medallon de mármol, así como las figuras incrustadas de bronce sobre temas eucarísticos realizadas por Benito Castañeda. Los enormes vitrales fueron realizados por Jaques y Gerard Degusseau, las puertas del templo son de madera de granadillo, fabricadas por Jesús Gómez Velazco. Los tres tímpanos del frente de la iglesia son de mosaicos italianos realizados en la fábrica de mosaicos del Vaticano.

Otro elemento destacable del templo es su reloj traído de Alemania. Tiene cuatro carátulas iluminadas junto con un carillón de 25 campanas que tocan 25 piezas musicales tanto religiosas como populares, algunas de estas son: Ave María, el Himno Nacional mexicano, Las Mañanitas y Guadalajara. Al sonar alguna pieza musical, lo acompaña la peregrinación de las figuras de los doce apóstoles a las 9 am, 12 pm y 6 pm.

Visita al Expiatorio

El templo del expiatorio se ubica en Manuel López Cotilla 935, Centro, Americana, 44100 Guadalajara, Jalisco. En los cruces con la Av. Enrique Diaz de León y la calle Francisco I. Madero. Los horarios de visita son de 8AM a 8PM, se recomienda evitar las horas de los servicios, al menos que se desee participar.

Complementa tu visita al templo expiatorio con otros atractivos en la zona como el Museo de las Artes del la Universidad de Guadalajara. Localizado en un hermoso edificios de estilo renacentista francés, en el MUSA, se pueden apreciar murales de José Clemente Orozco.

Qué hacer en tu visita a Guadalajara